¿Por qué preferí quedarme el iPad Air sobre el iPad Mini pantalla retina?

image

Fui usuario de iPad Mini de primera generación desde los primeros días que salió. Previamente tenía originalmente un iPad de cuarta generación y preferí abandonar su hermoso retina display y gran pantalla, por la portabilidad que ofrecía el entonces nuevo iPad Mini. Durante este tiempo nunca me arrepentí de irme por el iPad Mini a pesar de siempre extrañar la calidad de la pantalla retina.

Aquellos que siguen el podcast de Cultura Mac o me sigan en twitter sabrán que siempre dije que un iPad Mini con retina display era mi sueño y la tablet perfecta. Aun cuando disfrutaba mucho el iPad Mini de primera generación, me quejaba siempre de los pixeles que veía en su pantalla. Estuve esperando todo 2013 y gesitonando economía para que cuando saliera con pantalla retina, pudiera comprarla de inmediato. Sin embargo, ahora que existe y está a mi alcance, decidí no comprarla, preferí el iPad Air.

Si me hubieran preguntado hace unos meses hubiera sido difícil pensar que iba a considerar esta opción. El iPad Mini para mi fue una gran herramienta de trabajo y de entretenimiento. Lo que yo no había considerado cuando suspiraba por un iPad Mini con pantalla retina, era que el iPad de tamaño regular podía mejorar tanto.

Como saben, salió primero el iPad Air. Yo lo compré para poder hacer la reseña para Cultura Mac y luego venderlo para comprar el Mini con retina. Lo estuve utilizando como usaba el anterior, para trabajar y entretenimiento. Unas semanas después salió el iPad Mini con pantalla retina y fue posible revisarlo en las tiendas. Fui a darme una vuelta para conocerlo y aun cuando me impactó positivamente, me fue imposible cambiarlo por mi iPad Air.

Captura de pantalla 2013-12-10 a la(s) 11.39.54

¿Por qué tomé esta decisión?

Lo primero que sucedió fue percatarme que el iPad Mini era el mismo que ya había tenido durante el este año. Físicamente es el mismo con la salvedad que ahora pesa más que antes. El aumento es poco pero sí se siente si lo comparas con el Mini anterior. Es decir, en peso que es una de sus ventajas no mejoró, empeoró (poquito pero sí es perceptible).

El procesador también tuvo una gran mejora en ambos iPads. El iPad Mini de primera generación, se hizo un poco más lenta con iOS 7 pero nunca fue dramático ni molesto. En mi opinión la única mejora perceptible en uso cotidiando respecto al año anterior del iPad Mini, fue el detalle que le faltaba para ser competitivo, la pantalla retina.. A nivel de uso cotidiano del nuevo procesador no es tan perceptible en el iPad Air o Mini con pantalla retina con respecto a sus contrapartes anteriores. Es muy posible que con la complejidad que vendrá de nuevas aplicaciones empecemos a ver diferencias pero hoy no es así. En todo caso es factible decir que el iPad Air y Mini de pantalla retina son aparatos prácticamente igualmente rápidos en procesamiento.

Entonces, de los dos iPads, verdaderamente quien tuvo una mejora sensible fue el de tamaño regular. Respecto al iPad de cuarta generación, el iPad Air es 20% más ligero y obtuvo un rediseño conservando su pantalla retina. Entonces lo que me doy cuenta es que la mayor innovación este año la tuvo el iPad Air, no el Mini.

El iPad de cuarta generación sí pesa bastante más que una Mini (retina o no). En ese caso el tener una pantalla más grande implicaba mucho peso. La diferencia en peso entre el iPad regular (Air) y Mini se hizo más pequeña respecto al año anterior. La razón es que el iPad Air se aligeró y el Mini se hizo más pesado que sus contrapartes de la generación anterior.

La portabilidad del iPad Mini es indebatible, es menos voluminosa y pesada que un iPad Air y ahí no hay competencia. Sin embargo, poder utilizar una pantalla más grande y funcional como la del iPad Air, en mi opinión vale la pena por los pocos gramos y centímetros que ahora representan. Las fotografías se ven de un buen tamaño y lucen genial. También el hecho de tener una pantalla más grande me permite ser más productivo. A pesar que el iPad Mini es posible usarla para trabajo, no se compara la comodidad de escribir en un teclado más grande y tener una pantalla que permite ver mejor lo que estás trabajando. Me ha sucedido que quiero enseñarle a alguien algo en el iPad y tener una pantalla más grande permite una mejor experiencia.

Si tu prioridad está limitada por el presupuesto, el mejor costo-beneficio se puede obtener probablemente con un iPad Mini ya que por el mismo espacio que en un iPad Air, pagarás menos. También si tu prioridad es la portabilidad, como por ejemplo, que se transporte en espacio limitado en tu maleta o en una bolsa de mujer, entonces el iPad Mini nuevamente aplica más. El iPad Air es la mejor opción para generar mejor contenido y disfrutar la experiencia de videos y fotografías. En el iPad Mini es factible y se ve muy bien con la nueva pantalla retina, pero en mi opinión, no supera la experiencia de un iPad Air.

En el caso de la lectura de e-books, redes sociales o websites, es debatible. Para mi el iPad Air es de un excelente tamaño para leer sin cansarte. El iPad anterior era muy pesado y sí era muy cansado sostenerlo por mucho tiempo ya sea acostado o sentado. El iPad Air, ofrece una lectura cómoda y agradable. Sin embargo, hay gente que percibe que el iPad Air todavía es muy pesado para sostenerlo con una mano por mucho tiempo. Si es tu caso, la Mini aplica ya que efectivamente cansa menos para una lectura seguida. Es muy posible que sea así ya que por ejemplo, el Kindle más vendido tiene un tamaño homólogo al iPad Mini. No es mi caso, el iPad Air es tan delgado y ligerito para su tamaño que cuesta creer todo el poder que tiene.

Como pueden leer mi decisión no es porque el iPad Mini sea una mala opción, al contrario, es excelente. Mi decisión se fundamentó en los beneficios que tiene el iPad Air, no en lo malo del iPad Mini. Las dos son excelentes opciones y si has pensado bien tus intereses, la que elijas será la correcta.