¿iPad Pro o Macbook? ¿cuál me conviene?

fullsizerender2

El nuevo iPad Pro llamó la atención de muchos y desde la semana pasada es posible comprarlo en México y muchos otros países. Este producto es parte de la tendencia generalizada de ofrecer dispositivos que den el mejor desempeño con la mayor portabilidad posible. El iPad Pro pretende retar la idea de una tableta como un dispositivo meramente de consumo y no de productividad. Se enfoca a ser utilizada para trabajar sustituyendo a la laptop al momento de ser un ejecutivo móvil.

Hasta ahí vamos bien ya que el iPad, como lo conocemos hasta hoy, se ha hecho un espacio principalmente en el consumo de contenido (video, juegos, redes sociales etc.). Sin embargo, muchos sentimos la inquietud de explorar su potencial para ayudarnos en nuestro trabajo más allá de tomar notas y escribir correos ¿podría realmente el iPad Pro sustituir a la laptop?. El iPad Pro llama la atención ya que con su gran pantalla, excelente procesador, teclado en la cubierta y Apple Pencil puede ser muy seductor como herramienta de trabajo.

smartkeyboard

El contraste con la reciente entrada del iPad Pro es que a inicio de este año, Apple presentó la nueva Macbook, una laptop al extremo portátil con una versión completa de OS X. Esta Macbook de 12 pulgadas ha tenido excelentes reseñas en cuanto a desempeño (salvo por la ausencia de puertos). Estas laptops son físicamente más pequeñas y livianas que incluso el mismo iPad Pro.

Quien desea modernizarse, probablemente dudará respecto a la mejor elección entre estos dos aparatos: ¿qué es mejor? ¿una Macbook más portátil y menos poderosa? o ¿un iPad, menos portátil, pero más poderoso? La diferencia de usos entre una tableta y una laptop estaba relativamente bien delimitada hasta hoy.

Primeramente pienso que Apple al someternos a esta elección, reitera en el error de los últimos años de dar opciones a sus clientes. Nos hace sentir que hay que hacer sacrificios en la elección y no se puede tener el dispositivo que se ajusta 100 % a todas las necesidades. Los productos de Apple hoy se canibalizan entre sí y complican la decisión dejando inquietud sobre si elegiste bien al momento de hacer una compra. Escoger entre un iPad Pro o una Macbook así será, ya que cualquiera que elijas, probablemente te hará sentir un poco de angustia al pensar en las posibilidades que ofrecía el otro.

La mejor elección no es totalmente clara si se busca lograr el mejor balance entre portabilidad y desempeño. Ninguno de estos dos es una inversión económica modesta y asumiendo que se pudieran adquir ambos, no parece ser opción ya que prácticamente se empalman en lo que proponen solucionar (desempeño + movilidad) aunque eso sí, lo hacen de diferentes maneras.

macbook-scene1-middle-shadow

Una primera reflexión para esta elección es pensar sobre el efecto en uno de sumarse a la tendencia de querer una pantalla más grande a costa de portabilidad. El ejemplo perfecto sería el iPhone 6 Plus, que es un gran éxito a pesar de no ser la propuesta más cómoda físicamente. Ofrece una experiencia suficientemente buena con su gran pantalla y mucha gente lo prefiere, aunque sea la opción menos portable. Con esta primera lógica, es el iPad Pro quien sale beneficiado ya que mejoró su experiencia de uso al contar con una pantalla más grande sacrificando portabilidad. La Macbook por el contrario, redujo su pantalla y la experiencia si bien no es mala, se vive mejor en una pantalla más grande.

Dicho lo anterior, si nos enfocamos en portabilidad, entre el iPad Pro y la Macbook hay una diferencia en donde es el segundo el más benévolo en peso y volumen. El iPad Pro tiene entre sus características una hermosa pero grande pantalla que tiene un efecto negativo al momento de ser móvil y pensar en practicidad. Conceptualmente pensamos en una tableta como algo liviano y el iPad Pro no lo es tanto. Si buscamos portabilidad y cargar menos, la Macbook es la opción, es tan liviana que apenas se puede creer que es una laptop totalmente capaz. Sin embargo, al momento de su uso debes reflexionar que un iPad Pro por su misma pantalla, te está dando la mejor experiencia de iOS y la Macbook por la misma razón, no te está dando visualmente lo mejor en OS X.

img_3155

La Macbook es una laptop y el iPad Pro con su nuevo teclado se convierte casi en una. Pienso que aún cuando el touch screen es genial, cuando estoy trabajando, me interesa separar lo menos posible mis manos del teclado. Usar touch screen es fácil y divertido cuando usas una tableta. Te permite trabajar, pero claramente no es más cómodo que usar un mouse cuando estás haciendo gráficas o presentaciones. Macbook gana aquí para mi gusto si los periodos de trabajo móvil van a ser largos y necesitas producir algo más que texto.

En cuanto al sistema operativo, iOS se ha modernizado al nivel que prácticamente un ejecutivo puede generar el mismo contenido que con OS X. La diferencia es que aunque la aplicaciones más comunes tienen ya soluciones muy bien probadas en iOS, la contraparte de escritorio suele ser más cómoda y robusta. Si se hace uso de un software muy especializado, es poco probable que haya versión en iOS, por lo cual éste puede ser un factor de decisión hacia la Macbook.

Consideremos que prácticamente todo lo que se hace con mayor regularidad se puede hacer hoy tanto en la Macbook como en un iPad. La diferencia es en “cómo” ya que primeramente OS X es un sistema esencialmente multiventana. iOS ha sido todo lo contrario, monoventana aun cuando por primera vez en la versión 9, existe la posibilidad de tener dos aplicaciones al mismo tiempo. Lamentablemente, hoy todavía no están listas todas las aplicaciones de iOS que pueden usar esta función, las más usadas ya lo ha integrado, pero se depende del desarrollador para que pueda aprovecharse esta característica.
Personalmente he encontrado grandes beneficios en productividad al disponer de menos ventanas en pantalla. Invitaría a cualquiera que quiere escribir un texto, probar generarlo en un iPad. Verán que el avance será mucho más ágil en iOS sobre OS X por la misma ausencia de otras ventanas que distraen (Mail, Twitter etc.). El iPad Pro brilla en este aspecto, mejorando muchísimo en la integración de aplicaciones y movimiento entre ventanas (con el teclado ya se puede hacer). Sin embargo, los usuarios tenemos menos experiencia en usarlas en iOS y el mouse sigue siendo más cómodo para moverse entre ventanas. Pienso que si se depende del uso de muchas ventanas, se podrá operar con el iPad Pro, pero se sentirá uno más eficiente en la Macbook.

fullsizerender-4

Es posible que el ejecutivo vaya a realizar solamente operaciones sencillas cuando está móvil y quiera darle peso a disfrutar su contenido en su dispositivo. Esto es el fuerte hasta ahora de una tableta y el iPad Pro sobresale en ello sobre la Macbook. Si el usuario quiere aprovechar su dispositivo para ver videos, juegos, redes sociales etc, además de tener una herramienta de trabajo, el iPad Pro a todas luces es la opción. La Macbook puede hacerlo también, pero como dispositivo para ver películas, juegos y lectura, el iPad Pro no tiene rival.

Otro tema de relevancia es el espacio para poder llevar archivos en el dispositivo. El iPad Pro en su versión más amplia, cuenta con 128 GB de espacio mientras que la Macbook en su versión más modesta, empieza con 256 GB y llega hasta los 512 GB. Hoy las opciones de nube permiten que con poco espacio en el iPad se pueda acceder a los archivos, sin embargo requiere forzosamente de una conexión a internet. No hay duda que si hay necesidad o inquietud por contar físicamente con copia local de los archivos, hay que irse por el Macbook. Por muy basto que sea el espacio en el iPad se queda corto para guardar copias locales de muchos archivos. El que elija un iPad sobre una Macbook tendrá que depender probablemente de servicios como iCloud y/o Dropbox. Funcionan ya muy bien, pero requieren una conexión de calidad a internet para ser operables. Si la cantidad de archivos no es muy amplia o hay la confianza de tener fácil acceso a internet, esta variable no hay que considerarla para discriminar entre ambas.

Hablando de conectividad a internet, el iPad Pro puede resultar mejor, ya que el usuario tiene la posibilidad de pagar un poco más y comprar la versión con datos 4G. La Macbook tiene que conectarse a WiFi de manera convencional y no tiene versión con conexión a datos 4G, aunque se puede conectar a través del servicio de datos del celular. Siempre es mejor experiencia contar con propia conexión a internet, ya que permite no sólo rápida conexión, sino que además cuando uno es móvil, puede ser molesto o imposible conseguir WiFi. iPad Pro es ganador en ello, pero hay que pagar más por esta versión y además contratar un plan de datos que representa un gasto adicional. Si no se considera esto, ambos aparatos están en igualdad de condiciones en conectividad.

nnew-apple-macbook-2015-_-_6-0

En cuanto a la creación de contenido, la variabilidad es alta entre individuos. Si el trabajo o necesidad es esencialmente introducir textos, mail, manejar redes o websites, creo que el iPad Pro puede ser la mejor opción. Para una comparación justa con la Macbook se asume que el iPad Pro contará con el teclado externo (smart keyboard), ya que si bien el que sale en pantalla es muy bueno, para largas jornadas de escritura es más cómodo y eficiente usar teclas físicas. Además usar el teclado en pantalla en el iPad Pro si bien estorba menos que en un iPad Air o Mini, reduce el espacio de visualización de la pantalla. La Macbook llevaría ventaja aquí por si teclado físico pero también nos obliga a tenerlo independientemente de ser necesario.

fullsizerender2

Pensando en el ejecutivo que tiene que hacer gráficas y presentaciones, es posible que el iPad Pro tenga todavía un poco de relego con el nivel de productividad que pueden proponer las versiones completas de escritorio. No es tanto el caso de iWork para iOS que en gran medida es parecido a su contraparte en OS X, pero en el caso de Microsoft Office, sí hay varias omisiones que lo alejan del buen nivel (edición y creación de gráficas, macros, tablas dinámicas, por ejemplo).

Para ser claros, se pueden generar documentos, hojas de cálculo y presentaciones con gran dignidad y agilidad en el iPad Pro, pero si se pretende hacerlo de manera muy compleja, es posible que la máxima eficiencia y efectividad se obtengan de un sistema operativo más robusto como OS X. En iOS será poco lo que no se pueda hacer con iWork o Microsoft Office, pero también se suma la molestia de una nueva curva de aprendizaje para alguien acostumbrado a las versiones de escritorio.

Ahora, desde otro punto de vista, una tableta es definitivamente mejor si el ejecutivo más que producir contenido, se dedica a revisarlo y retroalimentar a terceros. No puedo pensar en mejor experiencia para leer un pdf o documento, que con el iPad Pro. Su gran pantalla es un gran beneficio ya que permite la visualización de documentos de manera muy agradable y cómoda. Además para maximizar la efectividad de revisar un documento, el contar con el Apple Pencil es imperativo, ya que se podrán hacer anotaciones de cambios de una manera sencilla y ágil. En la Macbook se pueden revisar documentos pero con una menor eficiencia y rapidez.

ipad-pro-1200-1

Si en tu trabajo hay algo de artístico involucrando dibujo, no hay debate, el iPad Pro es la opción y sin duda debes considerar sumar el Apple Pencil. Si de algo se ha hablado bien es justamente de lo impresionante que funciona para dibujar. Obviamente también es muy atractivo para quien gusta de escribir a mano o hacer mapas mentales. La Macbook está lejos de ofrecer una experiencia tan integrada en el plano artístico o manual.
Otro factor muy importante es el precio. Para poder gozar de la mejor experiencia en iPad Pro comparable con un Macbook, necesitamos pensar que se van a adquirir al mismo tiempo todos los accesorios. Si éstos son prescindibles, el claro ganador sólo por precio, es el iPad Pro.

Si queremos comparar en precio el iPad Pro con la Macbook, se deben invertir $19,799 pesos (128 GB WiFi) o $22,499 (128 WiFi y datos 4G) y sumar el smart keyboard ($3,399) y el Apple Pencil ($1,999), que nos da un total de $25,197 y $27,897 respectivamente. El Macbook empieza en $26,999 (256 GB) y $32,999 (512 GB).

Asumiendo que hay un presupuesto de este orden, pienso que el dinero no sería el criterio contundente para escoger. La opción más barata de iPad Pro (128 GB Wifi) con accesorios es $2,000 pesos más baja que el Macbook de 256 GB. Considerando que te estás gastando entre $25,000 y $27,000 pesos, quizá $2,000 (Aprox. 8 %), no hagan la diferencia si te gusta o sirve más la Macbook. Ahora, esos $2,000 pesos pueden ser el factor para decidir ya que a nadie le viene mal ahorrarlos, sobretodo si el iPad Pro se ajusta a lo que se necesita.
Otra perspectiva también es que si tenemos un poco más de presupuesto, podemos comprar el mejor iPad Pro (128 GB y datos 4G) con todos los accesorios, pagando sólo un 4 % más que la Macbook de 256 GB. Es decir, que si en lo anteriormente platicado te ha hecho más sentido el iPad Pro, por casi la misma cantidad de un Macbook te compras el mejor iPad Pro completamente equipado.

En conclusión es claro que la Macbook para efectos 100% de productividad, sigue en ventaja. Sin embargo la expectativa de una computadora personal móvil no es ésa. Al ser móviles, nos interesa muchas veces poder mezclar la manera más fácil y accesible de consumo de contenido junto con una herramienta robusta pero a la que no se le va a demandar gran uso en el trabajo.

Si bien el iPad Pro es la tableta que más se acerca a este concepto, todavía no creo que podamos decir que para trabajar ya podríamos olvidarnos de la Macbook. Todavía le falta un poquito para lograrlo. Lo cierto es que con el procesador y hardware que tiene, el potencial para el iPad Pro es altísimo para acercarse a ese objetivo. Sin duda durante los próximos meses veremos implementaciones y aplicaciones que la mejoran y la irán consolidando para lograr que de manera móvil nos olvidemos de considerar un sistema operativo de escritorio. Es una apuesta certera, pero al futuro. Con el iPad Pro vas a innovar y explorar nuevas maneras de hacer las cosas. Esto para mi es divertido y razón suficiente para retarla más para mi uso laboral. Con la Macbook vas más seguro, por un camino conocido que no te deja atrás en tecnología pero es menos arriesgado.

Pues bien, ¿qué hacer? Hay quizá otros factores que pertenecen a la particularidad de cada individuo. También está el factor “corazonada”, es decir, hacerle caso a donde te lleve tu intuición más que hacer una adquisición 100 % pragmática. Al final, los dos aparatos son geniales y en cualquier caso, estás a la vanguardia tecnológica con tu elección. Escoge el que más te guste y no pienses en lo que ofrecía la otra opción sino en los beneficios que te da lo que elegiste. Éxito.

fullsizerender-5